Archivo del sitio

Britney vuelve a perder el control

Pero no se espanten, no es que haya vuelto a perder la razón y otra vez ande con la cabeza como la del Maestro Limpio, me refiero a que perdió el control, pero de la vejiga. Esta foto fue tomada luego de que Brit Brit fuera al gimnasio a quemar las calorías que Chester Cheetos eyaculó en su cuerpo. Como pueden observar, hay una inmensa mancha por demás sospechosa, la cual bien podría ser de sudor pero, ¿será posible que alguien sude TANTO en esa parte? Si es así, siento pena por su ginecólogo porque cuando tiene que revisarla debe ponerse impermeable o se arriesga a arruinar su bata.

Y ya que estamos observando la imagen, alguien puede explicarme ¿a dónde se fueron las cejas de Brit Brit?, en serio, parece que abandonaron su cuerpo al mismo tiempo que lo hizo su ritmo al bailar. Y estoy seguro que en estos momentos Fergie debe estar furiosa porque eso de orinarse encima en público es cuestión suya:

Britney demuestra su diminuto talento

Tengo que confesar que intenté con todas mis fuerzas darle una oportunidad a Britney Spears como juez de The X-Factor, pero honestamente el programa me pareció más aburrido que un documental de NatGeo sobre de la vida sexual de los caracoles y además, los participantes parecen salidos de la escuela de actuación de Megan Fox de lo mal que fingen ser espontáneos. Eso sin tomar en cuenta que Brit Brit no tiene la más mínima autoridad moral para decirle a alguien si puede o no cantar o bailar porque ella tiene la misma gracia para moverse que un oso gris con problemas de alcoholismo, tal y como pueden comprobarlo si le dan play al video en el que Brit Brit asegura que adora la canción Ice Ice Baby. Desde hace ya mucho tiempo, Britney quiere hacernos creer que mover los brazos torpemente y contonearse de forma arrítmica cuenta como bailar. Es penoso, de veras.

Y si en la cuestión del baile está perdida, en el canto peor aún, como pueden escuchar en el siguiente video en el que entona Happy Birthday para L.A. Reid, otro de los jueces del programa:

¿Cuánto quieren apostar a que el deseo de L.A. cuando apagó las velas fue que Britney JAMÁS vuelva a ultrajar sus oídos cantándole de nuevo?. O al menos no sin que antes su voz sea corregida por el bendito autotune. Y ya que estamos en el tema de Britney en ese bodrio, tenía que compartirles esta caricatura que es la representación perfecta de lo que la emperatriz de los Cheetos hace todo el tiempo que posa sus nalgas en esa silla:

5 famosos que han tenido que tragarse sus palabras

Es de lo más común que, ya sea por su incontrolable ego o por querer dar una imagen falsa, la gente famosa hable de más o diga mentiras más obvias que la homosexualidad de Kevin Jonas, pero definitivamente es muy gratificante cuando, por una u otra razón, éstos tienen que aceptar su error ya sea porque fueron puestos en evidencia por otra persona o porque el karma se les regresó y les dio una patada en las asentaderas. Estos son sólo 5 ejemplos de personajes públicos que tuvieron que tragarse sus palabras:

5. Lady Gaga por sobrevalorar a Born This Way

 

¿Qué fue lo que dijo?: Mucho tiempo antes de que saliera a la venta el instrumento destructor de tímpanos conocido como Born This Way, Lada Gaga declaró en una entrevista que ese disco sería el mejor de la década, ocasionando que miles de personas hiciéramos esto al leer la declaración:

 

 

¿Por qué se tragó sus palabras?: Por muchas razones, para empezar su primer sencillo (Born This Way) fue duramente criticado por ser casi una copia al carbón de Express Yourself, canción de la guardiana de la cripta, Madonna. Luego, cuando ese montón de caca en formato mp3 fue lanzado a la venta, quedó en el primer lugar de la lista Billboard gracias a que la página de internet Amazon vendió más de 400,000 copias del disco en 99 centavos, que es lo mismo que cuesta una bolsita de M&Ms o un acostón con Paris Hilton. Pero sus tropiezos no acabaron ahí, fuera de Born This Way, ninguno de sus sencillos subsecuentes (Judas, The Edge of Glory, You and I y Marry The Night) fue considerado un éxito y prácticamente no aparecieron en las listas de popularidad. Y la cereza en el pastel fue cuando la revista NME nombró a Born This Way el disco más pretencioso de la historia, cosa que ocasionó que Gaga se arrancara los vellos de los testículos de coraje y atacara a la revista en Twitter. Valiente “disco de la década”.

4. Elton John por burlarse de Madonna

¿Qué fue lo que dijo?: El pleito entre Madonna y Elton John es de hace mucho tiempo atrás y honestamente no sé cómo comenzó, pero considerando la edad de los dos me imagino que fue porque ambos querían ser la mejor amiga de María Magdalena en los tiempos de Jesucristo. En fin, lo que Elton dijo fue que Madonna no tenía ni la más mínima posibilidad de ganar el Globo de Oro a mejor canción original en la premiación de este año, ya que él también estaba compitiendo en la misma categoría por la película Gnomeo y Julieta.

¿Por qué se tragó sus palabras?: Porque pasó exactamente lo que Elton dijo que no pasaría ya que Madonna fue quien ganó el premio por su canción Masterpiece, lo que ocasionó que éste hiciera una jeta que quedó para la posteridad:

Con el coraje que hizo, yo juraba que a Elton le empezaría a salir vapor por las orejas y su peluquín se pondría a girar sin control. Pero ahí no se quedó todo, luego de la premiación, David Furnish (marido de alquiler de Elton) puso en su Facebook que Madge no tenía ningún mérito para ganar, además de llamarla narcisista y vergonzosa, todo con tal de tener contento a quien lo mantiene, por supuesto. No voy a mentir, me encantaría que estos dos resolvieran sus diferencias en un ring, imagínense una lucha de la WWE, pero entre ciudadanos de la tercera edad, ¡estaría buenísimo! sobre todo porque el primero en rendirse no lo haría por los golpes, sino por la osteoporosis.

3. Megan Fox por morder la mano que le dio de comer

 

¿Qué fue lo que dijo?: Antes de que comenzara la filmación del churro Transformers 3, a la brillante mente de Megan Fox se le ocurrió decir que trabajar para Michael Bay (director de la película) era una pesadilla e incluso lo comparó con Hitler.

¿Por qué se tragó sus palabras?: A pesar de que yo, como cualquier persona con un coeficiente intelectual mayor a 50, considero a las películas de Transformers una completa basura, eso no quiere decir que no recauden cientos de millones de dólares en taquilla gracias a los bolsillos de adolescentes y pubertos que con sólo ver explosiones, robots y close ups de nalgas y chichis creen que están viendo una obra maestra y, por lo tanto, gracias a esas películas, Megan Fox se convirtió en una estrella muy famosa, así que fue bastante sorprendente leer la opinión que ésta tenía sobre el director, opinión que le valió ser reemplazada por la modelo Rosie Huntington-Whiteley para la tercera parte. Bueno, en realidad no fue tan sorprendente si consideramos que si alguien le pregunta cuánto es 2 por dos hasta le sangra la nariz por el sobrecalentamiento que sufre su cerebro de tanto pensar. Gracias a ese despido, la fama de Megan se ha ido desvaneciendo más rápido que el cabello de Jude Law, así que llegará el momento en que sólo la veremos en pantalla cuando E! haga especiales de los peores desastres de cirugía plástica de Hollywood.

Lee el resto de esta entrada

6 ridículas adicciones de las celebridades

Si en esta lista hablara de drogas como la marihuana o la cocaína, no me alcanzaría el tiempo para enlistar a todos los famosos que le entran a eso, en cambio, vamos a enfocarnos a las obsesiones legales, pero ridículas de varias estrellas de Hollywood. Estas son las primeras 6 que se me ocurrieron:

Megan Fox

¿A qué es adicta?

Al botox y a las cirugías plásticas. Como podrán apreciar en la foto, Megan está luchando a muerte contra sus músculos faciales para que se muevan. Es más, no me sorprendería que si la foto fuera de cuerpo entero, nos daríamos cuenta que soltó esfínteres y manchó su ropa de pipí a la Fergie. Aquí hay una foto para que vean cómo lucía antes de que cara estuviera más congelada que el iceberg que hundió al Titanic:

¿Cuándo empezó todo?

Probablemente poco después de que se hiciera famosa gracias al bodrio de Transformers. Cosa curiosa, porque actualmente Optimus Prime se ve más natural que el rostro de Megan.

¿A qué DEBERÍA ser adicta?

A tomar clases de actuación. Es doloroso verla en escena tratando de recordar sus líneas, por eso en varias de sus películas las únicas indicaciones que recibe del director son: saca las chichis, para las nalgas y cierra la boca.

Mariah Carey

¿A qué es adicta?

A coleccionar mercancía de una de las gatas más reconocidas a nivel mundial (no, no estoy hablando de una Kardashian), me refiero a Hello Kitty.

¿Cuándo empezó todo?

Ese dato es como la sexualidad de Tom Cruise, es decir, es un misterio, pero supongo que cuando era una pequeña niña obesa, algún compañero de escuela le regaló un peluche de Hello Kitty con tal de que dejara de robarse su almuerzo y boom!, nació una obsesión.

¿A qué DEBERÍA ser adicta?

A comprar ropa de su talla. Mooriah es conocida por tratar de compactar su cuerpo lo más posible para entrar en ropa 2 tallas más chica de la que debería usar, al grado que ver una galería de fotos suyas en alfombras rojas es como ver un catálogo de embutidos.

Jennifer Lopez

¿A qué es adicta?

A aceptar papeles en películas tan insufribles y horrendas como el rostro de su ex marido Marc Anthony.

¿Cuándo empezó todo?

A lo largo de su carrera como “actriz” sólo ha tenido 3 películas que valieron la pena (Selena, Antz y Out of Sight) y todas fueron antes del año 2000, así que yo diría que más o menos por esa fecha. O sea, que durante más de doce años JLo se ha dedicado a hacer mierda tras mierda, o sea que su carrera debería de llamarse la diarrea.

¿A qué DEBERÍA ser adicta?

A leer los guiones que le presentan antes de aceptar los papeles. Al parecer, JLo es tan alérgica a leer como Ke$ha es alérgica a bañarse. Y ya que estamos en el tema…

Ke$ha

¿A qué es adicta?

Al glitter o brillitos y esas mamadas. En serio, se lo pone en los ojos, lo anda en las manos, se le queda en la ropa. Es más, no me sorprendería que cuando esta tipa abre las piernas ha de ser como la reunión de la familia Cullen ahí adentro.

¿Cuándo empezó todo?

No creo que tal cosa esté documentada, pero quiero suponer que, si tomamos en cuenta que Keshit apesta tanto que Pepe Le Pew quiere pedir su mano en matrimonio, en algún momento se le ocurrió la brillante (ja!) idea de disimular su olor revolcándose en glitter.

¿A qué DEBERÍA ser adicta?

Es bastante obvio, pero debería ser adicta a la higiene personal. Seguramente la última vez que Ke$ha tocó una botella de shampoo, la confundió con una de Jack Daniels (y se la bebió de todos modos).

Madonna

¿A qué es adicta?

A todos los que pensaron que dijeron que a las cirugías, tienen razón, Madge tardaría más de 100 años en biodegradarse, pero vamos a enfocarnos en otra cosa. Últimamente la adicción de Madge es a los hombres más jóvenes que ella, aunque claro, si tomamos en cuenta que su primer vecino fue Pedro Picapiedra, encontrar a alguien más joven que ella no es nada difícil.

¿Cuándo empezó todo?

Después de que se divorcio de Guy Ritchie, Madonna se vio obligada a encontrar algo que la inyectara de juventud y qué mejor que el pene del brasileño Jesús Luz de 22 años para inyectársela. Luego de que se aburriera de él, Madge decidió buscar a alguien mucho más maduro y fue a dar a los brazos de Brahim Zaibat, de 25 años. A este paso, quiero suponer que su siguiente víctima será Jaden Smith.

¿A qué DEBERÍA ser adicta?

A usar ropa de manga larga y guantes a donde quiera que vaya, déjenme recordarles cómo lucen sus brazos:

Britney Spears

¿A qué es adicta?

Pongámoslo de esta manera: un ser humano normal es 75% agua, pero en el caso de Britney Spears, sería más bien 70% frapuccino y 5% Pepsi. Brit Brit ha tenido entre más tiempo entre sus manos vasos provenientes de Starbucks que hijos provenientes de su vientre, así que si esa empresa se fuera a la quiebra, ella saldría a la calle a atacar a quien se le pusiera enfrente con una sombrilla verde, hasta que alguien le disparara un tranquilizante o la calmara con una cubeta de pollo de KFC.

¿Cuándo empezó todo?

Starbucks empezó operaciones en 1971 y Brit Brit nació en 1981, así que apostaría mi vida a que el principal alimento que recibió a través del cordón umbilical fueron frapuccinos. Pero esa no es la única adicción de Britney, los otros dos miembros de su santísima trinidad serían Ronald McDonald y Chester Cheetos.

¿A qué DEBERÍA ser adicta?

A las clases de baile. En su época de oro, Britney podía bailar como los grandes, pero si vemos presentaciones recientes, hasta parece que se está viendo un documental sobre los perezosos. En serio, sus movimientos son tan lentos y torpes que hacen ver a Manuel Uribe como el Correcaminos.

Ok, ahora es su turno de decirme en los comentarios a quién incluirían en la lista. Nos vemos en el próximo post.

A %d blogueros les gusta esto: