Archivos Mensuales: junio 2012

7 de las más impresionantes (y decepcionantes) transformaciones del espectáculo

Definitivamente uno de los mayores pecados en Hollywood es envejecer, por lo tanto, los actores y actrices hacen lo posible por detener el inevitable paso del tiempo y, mientras hay algunos que logran verse muy bien para su edad, hay otros que, ya sea por abuso de sustancias, del bisturí o de ambos, pasaron de ser príncipes/princesas de cuentos de hadas a ser monstruosidades dignas de terror. Aquí les dejo el antes y después de 7 famosos:

7. Val Kilmer

 

Antes era: Un galán de Hollywood que era tan atractivo que lograba que más de una vagina se comportara como las Cataratas del Niágara de tanto mojarse, un semental que lograba que muchos gays frotaran salvajemente a su serpiente mientras veían la película de Batman Returns y fantaseaban con quitarle el traje, pero principalmente tenía una carrera que valía la pena y no estaba más desocupado que la regadera de la casa de Johnny Depp.

 

 

Y luego se convirtió: En un gringo común y corriente, con obesidad mórbida y que seguramente pierde el aliento con subir más de dos escalones. Pobre Val, si se pusiera el traje de Batman con la circunferencia que ahora tiene, en lugar de parecer el caballero de la noche, parecería una bola de boliche con orejas de murciélago y no podría ponerse el cinturón lleno de artefactos porque, tristemente, no le cerraría. Además de que si intentara perseguir a los malos, no pasarían 100 metros y ya estaría sufriendo un infarto fulminante.

6. Mickey Rourke

 

Antes era: Mickey Rourke era un actor muy solicitado, teniendo sus principales éxitos en el cine en los años 80, cuando todavía tenía un rostro que lucía humano e incluso era considerado un símbolo sexual por su trabajo en la película Nueve Semanas y Media.

 

Y luego se convirtió: En 1991, a Mickey se le ocurrió empezar a boxear porque siempre había sido uno de sus sueños (Chris Brown se identificaría con él), pero luego de cuatro años de hacerlo y de recibir infinidad de fregadazos, por recomendaciones del médico tuvo que dejar de hacerlo, ya que si no, se arriesgaba a quedar con un severo daño psicológico (digamos que iba a quedar con el IQ de un integrante de Jersey Shore), pero el daño a su rostro ya estaba hecho y empezó a hacerse cirugías plásticas para remediar su abollada cara, sin embargo, parece que se hizo adicto a que le metieran cuchillo y luego de tantas cirugías quedó con cara de muñeco que fue rescatado de un incendio.

5. Janice Dickinson

 

Antes era: A Janice honestamente la conozco por su participación en America’s Next Top Model, en el que durante varias temporadas se dedicó a acabar con la autoestima de aspirantes a modelos y a luchar contra el enorme ego de Tyra Banks (de hecho terminaron peleadas), pero mucho antes de ese trabajo, Janice fue una supermodelo con un rostro impecable y una muy importante carrera en el modelaje.

 

Y luego se convirtió: Como era de esperarse, el peor enemigo para Janice sería el envejecimiento y, conforme empezó a sentir que la juventud se le escapaba de las manos, como a Jennifer Aniston se le escapan los pretendientes, Janice cometió el error que comete el 99% de las famosas y empezó a intervenirse y a inyectarse lo que tuviera enfrente. ¿Botox? se lo inyectó, ¿colágeno? se lo inyectó, ¿PET? se lo inyectó, ¿aceite Capullo? se lo inyectó…en fin, todo con tal de no perder la belleza, pero obviamente el plan no le resultó y ahora luce como la versión travesti de Steven Tyler.

4. Nate Richert (Harvey en Sabrina, La Bruja Adolescente)

Antes era: Una de las series más populares de mediados de los 90 tiene que ser Sabrina, La Bruja Adolescente en la que Melissa Joan Hart interpretaba a una joven bruja (duh!) que vivía con sus tías y con un gato negro que podía hablar llamado Salem. Pues bien, en esa serie, el novio de Sabrina se llamaba Harvey y era interpretado por Nate Richert, quien era bastante atractivo y más de uno quería jugarle la varita mágica (ya sé que él no era brujo ni mago, pero el chiste no funcionaba de otra forma)

Y luego se convirtió: Corte a casi diez años después y ahora Nate parece un vendedor de seguros divorciado, que tiene que mantener a dos hijos que lo odian y una ex mujer que le fue infiel con su mejor amigo. En pocas palabras, se ve muy jodido el pobre y su relevancia está desapareciendo a la misma velocidad que su cabello.

Lee el resto de esta entrada

5 de los más descarados infieles de Hollywood

En estos tiempos, los divorcios y/o separaciones están a la orden del día y esto es especialmente cierto para las parejas de Hollywood, las cuales duran menos que una cubeta de pollo frito en las manos de Adele. Y mientras que son diversas las razones por las que se dan las rupturas (por diferencias de caracteres, porque el marido resultó ñonga-lover, porque se acabó el contrato entre las partes, etc.) la infidelidad sigue siendo la principal causa de las separaciones entre los famosos, por lo tanto aquí tienen a 5 de los más descarados infieles de Hollywood.

5. Ashton Kutcher

 

Como todos recordaremos, Ashton Kutcher hasta hace poco era pareja de Demi Moore, pero súbitamente anunciaron su separación. Las causas no fueron completamente reveladas, pero se especuló de todo, desde que Demi ya estaba harta de cantarle canciones de cuna a Ashton para ponerlo a dormir, hasta que Ashton se cansó limpiarse el botox de los labios cada vez que le besaba las mejillas. Pero en realidad la causa más comúnmente aceptada es que Ashton no pudo evitar verse tentado por una mujer más joven que él, llamada Sara Leal. Quizás lo que más le llamó la atención es que, a diferencia de Demi, Sara no se tropezaba con sus pezones cuando se quitaba el sostén. Cuando la historia de la infidelidad de Ashton fue dada a conocer, Demi trató de tapar el sol con un dedo y aseguró que su relación seguía tan firme como el pene de Tom Cruise cada vez que ve los DVDs de Queer As Folk que esconde bajo su cama, pero finalmente luego de poco tiempo Demi terminó aceptando la ruptura y dio a entender que era porque Ashton había traicionado su confianza.

4. Jesse James

 

 

Fue en marzo de 2010 cuando surgió el escándalo de la infidelidad de Jesse James hacia Sandra Bullock y, a pesar de que siempre es noticia que le pongan los cuernos a alguien, este caso era especial, puesto que Jesse James decidió engañar a Sandra, una de las mujeres más bellas de Hollywood, con esto:

 

Esa cosa, perdón, mujer se hace llamar Michelle Bombshell McGee y, como podrán darse cuenta, pertenece al club de los tatuajes estúpidos (del cual Trace Cyrus es miembro honorario) y además es, aparentemente, simpatizante de la filosofía nazi. Michelle asegura que Jesse le dijo que ya estaba separado de Sandra y por eso accedió a abrir sus entintadas piernas para él, pero que de haber sabido que todavía era un hombre casado jamás habría tenido una relación con Jesse, lo cual la hace ver como una mentirosa tan cínica que incluso pondría celosa a Lindsay Lohan. Luego de esta revelación, Jesse se internó en un centro de rehabilitación para tratar de “salvar su matrimonio” (nota: no sabía que habían centros de rehabilitación para pendejos con mal gusto), pero obviamente Sandra no iba a permitir siendo humillada públicamente y le pidió el divorcio poco más de un mes después.

3. Tiger Woods

 

 

Todo empezó en noviembre de 2009 cuando el tabloide gringo The National Enquirer publicó una nota en la que aseguraba que el famoso golfista Tiger Woods le había sido infiel a su esposa, la ex modelo Elin Nordegreen, con una tipa llamada Rachel Uchitel. Dos días después se dio a conocer la noticia que a las 2:30 de la mañana, Tiger había chocado con un árbol a poca distancia de su casa y que su esposa lo había ayudado a salir de su camioneta con la ayuda de un palo de golf. Pero obviamente esa es la versión oficial, en realidad lo que se presume que pasó es que estos dos estaban peleando como panelistas de Laura Bozzo y, cuando Elin intentó empezó a corretear a Tiger como Madonna corretea a modelos que podrían ser sus nietos, a él se le ocurrió subirse a su camioneta para darse a la fuga, pero ese árbol le frustró la huída y quedó a merced de su enfurecida esposa, que le metió sus buenos chingadazos (algo a lo que Rihanna llama una noche de pasión).

Luego de este incidente, decenas de mujeres empezaron a dar declaraciones a la prensa diciendo que también habían domado al tigre, cuestión que ocasionó que muchos de sus patrocinadores lo despidieran e incluso lo obligaron a tomar un descanso de su carrera como golfista. Un año después, la pareja se divorció y la reputación de Tiger nunca se recuperó.

Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: